Que es la resiliencia, que caracteriza de una persona a otra.

Que es la resiliencia

Que es la resiliencia

Que es la resiliencia: ¿Quieres aprender a ser una persona ?. En este articulo te explicaremos como serlo.

A veces la vida nos pone a prueba y nos lleva más allá de nuestras capacidades: enfermedades, rupturas particularmente dolorosas, muerte de seres queridos, fallas de sueños, problemas económicos o pandemias.

En diferentes circunstancias, podemos llegar al límite y cuestionarnos si tenemos la fuerza y ​​la voluntad de seguir adelante. En este punto, tenemos dos opciones: dejarnos vencer, sentirnos derrotados o vencidos, hacernos más fuertes y apostar por ello.

Definición y significado

Según la definición de la Real Academia Española de Lingüística (RAE), resiliencia significa la capacidad del ser humano para responder con flexibilidad a situaciones extremas y superarlas, pero en términos de psicología, hemos agregado otros contenidos al concepto de resiliencia: no solo por eso tenemos la capacidad de enfrentar crisis o situaciones potencialmente traumáticas, pero también podemos fortalecernos a partir de las crisis. te puede interesar https://mauropyblog.com/oracion-para-los-enfermos-por-una-sanacion-poderosa/

La resiliencia significa reorganizar nuestros recursos psicológicos de acuerdo con la nueva situación y nuestras necesidades. De esta forma, las personas resilientes no solo pueden superar la adversidad que han vivido, sino también ir más allá y aprovechar estas situaciones para desarrollar y al máximo su potencial.

Para una persona resiliente, no hay una vida difícil, sino tiempos difíciles. Esta no es una simple cuestión de terminología, sino una forma diferente y más optimista de ver el mundo, porque saben que habrá calma después de la tormenta.

De hecho, estas personas a menudo se sorprenden por su humor, lo que nos hace sentir extraños, después de todo, después de experimentar esto, pueden enfrentar la vida con una sonrisa.

El origen del concepto de resiliencia en psicología

El primer autor en utilizar el término fue John Bowlby, el creador de la teoría del apego, pero el psiquiatra, neurólogo, psicoanalista y etnólogo Boris Cyrulnik, introdujo el concepto de resiliencia en el best-seller “El patito feo”.

Práctica de la resiliencia: ¿Cómo podemos mejorar la resiliencia?

La resiliencia no es una cualidad natural, no está impresa en nuestros genes, aunque puede haber predisposiciones genéticas, puede inclinarse a tener “buen carácter”.

La resiliencia es algo que todos podemos desarrollar a lo largo de nuestra vida.

Algunas personas son resilientes porque tienen un modelo de adaptabilidad que puede adaptarse a sus padres o personas cercanas a ellos, mientras que otras pueden encontrar su propio camino.

Esto nos dice que mientras cambiemos algunos hábitos y creencias, todos podemos seguir siendo resistentes.

De hecho, las personas resilientes no nacen, sino que nacen, lo que significa que tienen que luchar contra condiciones desfavorables, o han probado el fracaso varias veces y no se han rendido.

Se encuentran al borde del abismo, hacen todo lo posible y han desarrollado las habilidades necesarias para hacer frente a los desafíos de la vida.

¿Cuáles son las características de las personas resilientes?

Las personas flexibles practicarán los siguientes 12 hábitos:

  1. Son conscientes de su potencial y limitaciones. El autoconocimiento es una herramienta poderosa para enfrentar la adversidad y los desafíos, y las personas resilientes saben cómo usarlo en su beneficio. Estas personas conocen cuáles son sus principales fortalezas y habilidades, así como sus limitaciones y deficiencias.
  2. De esta manera, se pueden establecer metas más objetivas, no solo considerando sus necesidades y sueños, sino también considerando los recursos disponibles para lograr esas metas.

2. Son muy creativos.

Una persona con alta resiliencia no se limita a intentar pegarse a un jarrón roto, sabe que nunca volverá a ser el mismo. El material elástico puede unir las piezas rotas y transformar su dolorosa experiencia en algo hermoso o útil. Deshazte del mal y saca las cosas preciosas.

3. Creen en sus habilidades.

Al ser conscientes de su potencial y limitaciones, las personas resilientes creen en sus habilidades. Si hay una característica que los puede representar, es que no olvidarán sus metas y tendrán confianza en lo que pueden lograr.

Sin embargo, también reconocen la importancia del trabajo en equipo y no retrocederán, pero saben cuándo pedir ayuda.

4. Usan las dificultades como una oportunidad para aprender.

A lo largo de nuestra vida, nos enfrentamos a muchas situaciones dolorosas que nos dejan impotentes, pero las personas con alta resiliencia pueden trascender esos momentos y ver y no se desanimarán.

Estas personas ven la crisis como una oportunidad para generar cambios, aprender y crecer. Saben que estos momentos no durarán para siempre y su futuro dependerá de cómo reaccionen. Ante la adversidad, se preguntarán: ¿Qué puedo aprender de ella?

5. Practican la atención plena o la atención plena.

Aunque no sean conscientes de esta antigua práctica, las personas resilientes tienen la costumbre de vivir en el presente, vivir en el presente y el presente, y la costumbre de tener una gran receptividad.

Para estas personas, el pasado es solo una parte del ayer, no la fuente de fuentes internas y ansiedad, y el futuro no los conmocionará con incertidumbre y preocupaciones. Pueden aceptar la experiencia presentada y tratar de sacar el mayor provecho de ella. Disfrutan de estos pequeños detalles y no han perdido la capacidad de maravillarse con la vida.

6. Miran la vida con objetividad, pero siempre miran la vida con optimismo.

Las personas resilientes son muy objetivas, conocen su potencial, recursos y metas a su disposición, pero eso no significa que no sean optimistas. Se dan cuenta de que nada es completamente positivo o negativo, tratan de enfocarse en lo positivo y disfrutan del desafío.

Estas personas desarrollan un optimismo realista, también conocido como optimismo, y creen firmemente que no importa cuán oscuro sea el día, el día siguiente mejorará.

7. Personas con actitudes positivas a su alrededor.

Las personas que practican la resiliencia saben cómo entablar amistades, por lo que suelen quedarse con personas que son positivas sobre la vida y evitan actuar como vampiros.

De esta manera, lograron construir una sólida red de apoyo que puede apoyarlos en los momentos más difíciles.

8. No están tratando de controlar la situación, sino de controlar sus emociones.

Una de las principales fuentes de estrés y estrés es el deseo de controlar todos los aspectos de nuestra vida. Por lo tanto, cuando algo se escapa de nuestras manos, nos sentimos internos e inseguros.

Sin embargo, las personas resilientes saben que es imposible controlar todas las situaciones, han aprendido a lidiar con la incertidumbre y se sentirán a gusto incluso si están fuera de control. Cuando no pueden cambiar la realidad, se enfocan en cambiar sus emociones.

9. Se pueden cambiar de forma flexible.

Aunque las personas resilientes tienen una imagen clara de sí mismas y saben exactamente lo que quieren lograr, también tienen suficiente flexibilidad para ajustar planes y cambiar metas si es necesario.

Estas personas no están dispuestas a cambiar y siempre están dispuestas a evaluar diferentes opciones, en lugar de aferrarse al plan original o una única solución.

10. Su propósito es tenaz.

El hecho de que las personas resilientes sean flexibles no significa que hayan renunciado a sus objetivos, al contrario, si hay algo diferente es su perseverancia y capacidad de lucha.

La diferencia es que no luchan contra los molinos de viento, sino que usan la dirección del agua y fluyen con ella. Estas personas tienen una motivación interna que puede ayudarles a afianzarse y luchar por sus objetivos.

11. Se enfrentan a la adversidad con humor.

Una de las características básicas de las personas resilientes es su sentido del humor, su capacidad para reírse de la adversidad y deshacerse de la desgracia. La risa es su mejor aliado, porque les ayuda a mantenerse optimistas y, lo más importante, les permite concentrarse en los aspectos positivos de la situación.

12.Buscan ayuda de otros y apoyo social.

Cuando las personas resilientes experimentan un evento potencialmente traumático, su objetivo principal es superarlo, para ello se dan cuenta de la importancia del apoyo social y no dudarán en buscar la ayuda de un buen psicólogo cuando sea necesario.

La resiliencia en los niños

Si queremos que los niños usen sus fuerzas para enfrentar las dificultades de la vida, es importante establecer relaciones de apego sólidas y educarlos para que sean resilientes, porque este es nuestro modelo a seguir, es fundamental y no podemos sobreprotegerlos. Lo más importante, lo que pasa es creerles.

Esto no es para evitar que se caigan, sino para enseñarles a levantarse, para ello debemos creer que pueden hacerlo. Por supuesto, esto no es para “hacerlos más fuertes” poniéndolos en un entorno peligroso o agresivo, afortunadamente no estamos en Esparta.

Es necesario brindar seguridad y protección. Una cosa importante que podemos preguntar a los niños con contratiempos es: ¿queremos que aprendan a desarrollar resiliencia? ¿Qué puedes aprender de ello? ¿O qué beneficio puede obtener de lo sucedido?

Enseñar a los niños a relativizarse y ver los errores y las frustraciones como oportunidades de aprendizaje y mejora.

Esto los llevará por un camino de resiliencia, no desde el proceso de negación de las emociones, sino desde los sentimientos de las cosas y la empatía en el mundo emocional de nuestros corazones. , transmite nuestra confianza en que pueden enfrentar la adversidad y superar la adversidad. Te puede interesar tambiénhttps://mauropyblog.com/frases-bonitas-y-cortas-con-mensajes-lindos-para-cada-dia/.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido está protegido !!