3 oraciones simples que debes orar con regularidad

3 oraciones simples que debes orar con regularidad


Una de las fortalezas más subestimadas de la vida cristiana es la oración. La oración es la forma en que nos comunicamos con el Creador del Universo y Él no solo nos escucha, sino que también responde. A través de la oración, accedemos a la curación, la sabiduría, el discernimiento, la paz, la protección, la alegría y tanto poder que nunca podríamos experimentar por nuestra cuenta. Es a través de la oración que he visto el poder transformador de Dios entrar en mi corazón y en mi vida como nunca antes. Nuestras oraciones no necesitan ser largas o profundas para que le importen a Dios. Las oraciones simples y breves pueden ser justo lo que necesita en un momento de necesidad. ¡Jesús mismo hizo oraciones sencillas y breves! Hoy quiero compartir contigo tres sencillas oraciones que han tenido el mayor impacto en mi vida. Una oración sobre el pensamiento negativo Si alguna vez quieres echar un vistazo a la dirección en la que se dirige tu día o semana, solo mira tus pensamientos. Lo que estás pensando tiene el poder de dirigir el curso de un día entero. Comenzar con pensamientos positivos y veraces puede conducir a un día lleno de paz y satisfacción. Los pensamientos negativos que no están alineados con la verdad de Dios pueden llevar a un día confuso y frustrante. Es por eso que Dios quiere que mantengamos nuestros pensamientos en las cosas buenas. Filipenses 4: 8 nos dice: Todo lo que es verdadero, todo lo noble, todo lo recto, todo lo puro, todo lo bello, todo lo admirable, si algo es excelente o digno de alabanza, piensa en esas cosas. – Filipenses 4: 8 NVI Si cambiar nuestros pensamientos de negativos a positivos puede cambiar nuestro día de bueno a malo, también tienen el poder de dirigir el curso de nuestras vidas. ¡Eso es serio! Por eso la Biblia también nos instruye a: Llevar cautivo todo pensamiento para hacerlo obediente a Cristo. – 2 Corintios 10: 5 NIV Una oración constante mía es que mis pensamientos se alineen con la verdad de Dios. Es un trabajo duro, pero la recompensa es una vida pacífica y fructífera, que bien vale la pena el trabajo. He aquí una sencilla oración para ganar el campo de batalla de la mente. Querido Padre Celestial, gracias por tus buenos pensamientos sobre mí. Que mis pensamientos reflejen tu verdad y nada más. Cuando tengo un pensamiento negativo, oro para que me ayudes a reconocerlo rápidamente y que me empoderes para concentrarme en lo que es verdadero, puro y hermoso. Gracias Señor. En el Nombre de Jesucristo oro, Amén 2. Una oración por el discernimiento Ahora más que nunca parece que tenemos tantas opciones ante nosotros: ¿A qué escuela ir? ¿Qué trabajo tomar? ¿A qué iglesia asistir? Algunas decisiones son aún más difíciles: ¿Deberíamos casarnos? ¿Debo aceptar este trabajo? oportunidad que requiere que toda mi familia se mude? ¿Debería optar por esta cirugía? Tener opciones y la libertad de tomar nuestras propias decisiones es un privilegio maravilloso, pero también puede llevar al estrés y la ansiedad de preguntarme si estamos haciendo lo correcto. decisión. Bien por nosotros, nuestro Padre Celestial está listo y dispuesto a guiar y dirigir nuestros pasos y proporcionarnos Su sabiduría y discernimiento para tomar buenas decisiones. Santiago 1: 5 dice: Si alguno de ustedes tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, que da generosamente a todos sin criticar, y se le dará a usted. – Santiago 1: 5 NVI Podemos tomar decisiones a ciegas sin buscar a Dios, pero ¿por qué no buscar al Dios que conoce el principio del fin? Aquí hay una oración sencilla y breve para tomar decisiones sabias y discernir. Querido Padre Celestial, gracias por guiarme en tu sabiduría. Oro por discernimiento hoy sobre todas las decisiones que tomaré. Confío en Tu guía y Señor guía. Te amo. En el Nombre de Jesucristo oro, Amén 3. Una oración pidiendo fortaleza para rendirme La primera oración es pidiendo la fuerza para rendirme a la voluntad y deseo de Dios para mi vida. Jesús nos ofrece vida y vida en plenitud (Juan 10:10) pero nunca experimentaremos esa vida plena si no permitimos que Dios tenga el control total de nuestra vida. El desafío aquí es que tenemos la batalla entre nuestra carne de pecado y el nuevo Espíritu que Dios nos ha dado al momento de la salvación. Como estoy seguro de que sabes, el nivel de poder que se necesita para seguir a Dios, y no a nuestra carne, a veces puede parecer imposible. Entonces, mi oración a Dios es por la fuerza para entregarme a Él y no a mí mismo. Oro por Su fuerza para hacerlo porque mi fuerza me fallará. Pero incluso cuando estoy cansado y débil, el Señor está dispuesto y listo para concederme Su fuerza para rendirme a las cosas que creo que no puedo hacer o ser. Esta sencilla oración me ha permitido ver la mano de Dios en mi vida, matrimonio y paternidad como nunca antes.Querido Padre Celestial, Tus caminos son más elevados que los míos. Rezo por poder y fuerza para rendirme y seguir tu mejor camino. Confío en ti Señor. En el Nombre de Jesucristo oro. Amén. Christina Patterson es esposa y ama de casa con una pasión por alentar a las mujeres en el amor de Jesucristo y la verdad de la Palabra de Dios. Cuando no esté doblando la ropa sucia o jugando con bloques, la encontrará con la cabeza hundida en su Biblia o un comentario. Tiene su maestría en Teología de Liberty University y es la fundadora de Beloved Women, una organización sin fines de lucro que proporciona recursos y una comunidad para que las mujeres sepan realmente quiénes son en Cristo: Su amado. Ella bloguea en belovedwomen.org Crédito de la imagen: © Thinkstock / ipopba.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido está protegido !!